Simone Cremona

Nací en un periodo en el que todo no se puede dar por sentado.
Si naces con la consciencia que las cosas se logran con sacrificios, creces sabiendo que las ambiciones son el pan de cada dia.
Elegancia y juego en todo lo que hago, siempre.
Dentro y fuera del campo llevo el estilo de una generación.

Empecé a jugar pádel por diversión.
Creo que así empezaron todos con este deporte.

Un amigo mio, tenista, Gianluca Beghi, me llamó para jugar entre amigos en un club en Milán, justo para tenernos entrenados, me decía él, pero con despreocupación, solo que no fue así, o por lo menos lo era por una parte, fue todo muy divertido y inmediato, y al mismo tiempo tuve claro que era mucho más.

Esa inmediatez no fácil, esa diversión para ganar, daba satisfacción y adrenalina sin comparación, y claramente no podía evitarlo.

Desde ese mismo día, desde aquella primera vez, fue un amor fulminante, mis amigos y yo decidimos hacer la “ficha padel” y quien sabe, suscribirnos a algún torneo, pero siempre por diversión, adrenalina y entrenamiento.

Me di cuenta de que para conseguir las cosas se necesitaba precisión, y la gran satisfacción que obtienes después de una cuidadosa atención a la rápida trayectoria de los golpes.

Sin darme cuenta se volvió como una actividad zen: inmediatamente la fuerza y el control del todo.

Y así, con estas premisas, justo después de unas semanas hicimos el debut en un torneo en Riccione, como si nada hubiera pasado, con todas las ganas simplemente de participar y cuestionar sobre algo que nos atraía.

Y… y salimos a los cuartos de final a través de la primera cabeza de serie del torneo: dos chicos de Roma entre los más fuertes de Italia!

Desde ese mismo día mi vida cambió. y lo decidí yo. Yo decidí empezar a dedicar mi tiempo al padel y a entrenarme siempre.

En ese mismo año logré llegar al primer lugar en la clasificación italiana ganando mis dos primeros torneos italianos y la primera convocatoria para la Eurocopa de 2017 con la selección italiana. Todo esto por determinación y adrenalina.

Ese año fue innegablemente inolvidable por los resultados logrados en tan poco tiempo y fue un viraje para mi vida laboral: a partir de esos primeros resultados comenzó la vida profesional en el mundo del pádel.

Y en poco tiempo, de hecho, también tuve buenos recuerdos todavía vivos, incluyendo la inolvidable victoria en la Eurocopa de Roma en 2019 con la selección italiana y el título de campeón italiano en pareja con Marcelo Capitani en el 2021. Cierto reciente, pero todavía hoy, mientras os lo digo, lo revivo como una emoción increíble y eterna, también porque reconfirmar nunca es fácil por la presión que hay que tienes que manejar en el mundo de los deportes.

¡El pádel es vida, pasión, trabajo, diversión, dedicación, sacrificio! un avance humano notable que te mantiene constantemente vivo: esto es el pádel.

Para los objetivos futuros os digo que por supuesto me dedicaré cada vez más al pádel internacional, intentar llegar entre los primeros 20 jugadores del mundo y llegar a los juegos olímpicos.

Determinación, adrenalina y profesionalidad en el campo: todo esto es un estudio profundo sobre uno mismo y renacimiento continuo. Es la elegancia de estar alli.

Empecé a jugar pádel por diversión.
Creo que así empezaron todos con este deporte.

Un amigo mio, tenista, Gianluca Beghi, me llamó para jugar entre amigos en un club en Milán, justo para tenernos entrenados, me decía él, pero con despreocupación, solo que no fue así, o por lo menos lo era por una parte, fue todo muy divertido y inmediato, y al mismo tiempo tuve claro que era mucho más.

Esa inmediatez no fácil, esa diversión para ganar, daba satisfacción y adrenalina sin comparación, y claramente no podía evitarlo.

Desde ese mismo día, desde aquella primera vez, fue un amor fulminante, mis amigos y yo decidimos hacer la “ficha padel” y quien sabe, suscribirnos a algún torneo, pero siempre por diversión, adrenalina y entrenamiento.

Me di cuenta de que para conseguir las cosas se necesitaba precisión, y la gran satisfacción que obtienes después de una cuidadosa atención a la rápida trayectoria de los golpes.

Sin darme cuenta se volvió como una actividad zen: inmediatamente la fuerza y el control del todo.

Y así, con estas premisas, justo después de unas semanas hicimos el debut en un torneo en Riccione, como si nada hubiera pasado, con todas las ganas simplemente de participar y cuestionar sobre algo que nos atraía.

Y… y salimos a los cuartos de final a través de la primera cabeza de serie del torneo: dos chicos de Roma entre los más fuertes de Italia!

Desde ese mismo día mi vida cambió. y lo decidí yo. Yo decidí empezar a dedicar mi tiempo al padel y a entrenarme siempre.

En ese mismo año logré llegar al primer lugar en la clasificación italiana ganando mis dos primeros torneos italianos y la primera convocatoria para la Eurocopa de 2017 con la selección italiana. Todo esto por determinación y adrenalina.

Ese año fue innegablemente inolvidable por los resultados logrados en tan poco tiempo y fue un viraje para mi vida laboral: a partir de esos primeros resultados comenzó la vida profesional en el mundo del pádel.

Y en poco tiempo, de hecho, también tuve buenos recuerdos todavía vivos, incluyendo la inolvidable victoria en la Eurocopa de Roma en 2019 con la selección italiana y el título de campeón italiano en pareja con Marcelo Capitani en el 2021. Cierto reciente, pero todavía hoy, mientras os lo digo, lo revivo como una emoción increíble y eterna, también porque reconfirmar nunca es fácil por la presión que hay que tienes que manejar en el mundo de los deportes.

¡El pádel es vida, pasión, trabajo, diversión, dedicación, sacrificio! un avance humano notable que te mantiene constantemente vivo: esto es el pádel.

Para los objetivos futuros os digo que por supuesto me dedicaré cada vez más al pádel internacional, intentar llegar entre los primeros 20 jugadores del mundo y llegar a los juegos olímpicos.

Determinación, adrenalina y profesionalidad en el campo: todo esto es un estudio profundo sobre uno mismo y renacimiento continuo. Es la elegancia de estar alli.

Palmarès

La constancia lleva al hombre a encontrar nuevas metas.

Nunca he parado. A continuación, mi palmarés que tendré la oportunidad de actualizar cada vez.

  • Jugador de pádel profesional y nacional italiano
  • Maestro Nacional Padel FIT
  • Pareja número 1 de Italia en 2017/2018/2020

Con la selección Nacional Italiana:

  • Campeón de Europa 2019 en Roma
  • Subcampeón Europeo 2021 en Marbella
  • Tercero en la Eurocopa 2017 en Estoril
  • 5 Lugar en el Mundial 2021 en Doha

Innumerables éxitos en el Circuito Slam más importante de Italia

• Títulos de Campeón Italiano Absoluto Masculino6

6

• Títulos de Campeón Italiano Absoluto Mixto4

4

• Clasificación Mundial121

121